Reducción de jornada laboral no hay acuerdos

0
19

La reducción de la jornada laboral se tomó durante las últimas semanas el debate político en nuestro país, provocando en la ciudadanía grandes expectativas respecto a una materia sumamente sensible como es el posible aumento de las horas de descanso.

Origen: biobiochile.cl

Por un lado, reflotó el proyecto impulsado desde 2017 por la diputada comunista, Camila Vallejo, que busca reducir el tiempo de trabajo de 45 a 40 horas semanales.

En paralelo, el Ejecutivo arremetió con otra moción que reduciría la jornada a “41 horas promedio”, a través del proyecto de flexibilidad laboral ingresado al Senado y que cuenta con suma urgencia.

¿Cómo funciona ahora la jornada laboral?

Actualmente el Código del Trabajo fija en 45 el máximo de horas semanales que puede durar la sumatoria de jornadas laborales por semana.

Asimismo, el cuerpo legal vigente indica que hay cierto tipo de empleados que quedan exentos de ese límite, entre ellos “los agentes comisionistas y de seguros, vendedores viajantes, cobradores y demás similares que no ejerzan sus funciones en el local del establecimiento”.

También, en el presente la normativa permite sólo a los trabajadores que sean parte de una empresa con un nivel de sindicalización sobre 30%, negociar o pactar flexibilidad de jornadas laborales.

Flexibilidad del Gobierno

En este contexto, el Ejecutivo busca modificar el Código del Trabajo permitiendo a empresas de otros rubros o sin ese nivel de sindicalización poder distribuir en 4, 5 o 6 días el tiempo de trabajo semanal, fundamentando esta postura en el aumento de las solicitudes excepcionales para lograr ese cometido que, desde hace algunos años, está recibiendo la Dirección del Trabajo.

“(…) los aumentos ocasionales de la productividad, los cambios en las formas productivas, las necesidades particulares de los trabajadores”, entre otros factores, son los que señala el proyecto del Gobierno como fundamento para evidenciar la necesidad de flexibilización. No obstante, aparentemente nada garantiza que el trabajador estará necesariamente en posición de negociar sobre la distribución de las horas.

En esa línea, el presidente, Sebastián Piñera, reiteró la mañana de este lunes la posición del Gobierno.

“El sentido último del progreso es la calidad de vida, es que la gente sea más feliz y eso tiene mucho que ver con el trabajo, la familia y el tiempo libre. Por eso el proyecto de ley de flexibilidad en la jornada de trabajo lo que apunta es tener jornadas más cortas… vamos a reducir la jornada de trabajo de 45 a 41 horas semanales promedio”, apuntó la autoridad.

Qué propone Vallejo

Por su parte, la propuesta de Vallejo, que incluso encontró apoyo en algunos parlamentarios del oficialismo como el senador RN, Juan Manuel Ossandón y la diputada del mismo partido, Francesca Muñoz, no apunta a flexibilizar o adaptar la jornada laboral al gusto del empleador o trabajador.

“(…) la jornada de trabajo de un máximo de 45 horas semanales no permite a los trabajadores desarrollar una vida familiar o disponer de tiempo libre para educarse o entretenerse de una manera que no implique someterse a la precariedad del descanso y a las variadas formas de embrutecimiento que rigen la vida actual”, reza el texto que plantea la diputada de oposición.

En concreto, se remite a reducir el tiempo semanal que se dedica al trabajo con el fin de acercarse al nivel de los países de la OCDE, asegurando que la modificación traerá consigo también un aumento de la productividad, tal como ocurrió en esos países cuando se implementó.

Ambas iniciativas, en la teoría, traerían como beneficio para el trabajador una reducción del tiempo que éste dedica a trabajar, lo que se traduce en más cantidad de tiempo libre para destinar al descanso o la entretención. Al mismo tiempo, las dos mociones pretenden dar tiempo para que las PYMES adopten los cambios con un margen mayor para concretarlos.

Pablo Ovalle | AgenciaUNO
Pablo Ovalle | AgenciaUNO

Más similitudes que diferencias

Para el magíster en Derecho Laboral y especialista en la materia, Rodrigo Ruiz Godoy, ambos proyectos tienen más similitudes que diferencias, asegurando que la reducción de la jornada no debería traer consecuencias negativas de acuerdo con la experiencia anterior.

En conversación con BioBioChile, el abogado que dirige la Escuela de Derecho de la Universidad Santo Tomás en Concepción, indicó que en principio “las diferencias en la reducción (entre ambos proyectos) no es significativa”.

Consultado sobre el negativismo del Gobierno respecto a la reducción a 40 horas y sus posibles efectos perjudiciales, apuntó a que “a la fecha no hay ningún estudio serio que, efectivamente, nos muestre las consecuencias que podría significar reducir la jornada laboral”.

No obstante, el profesional valoró la flexibilidad que propone el Ejecutivo porque, a su juicio, permitirá beneficiar a trabajadores que con la legislación vigente no pueden decidir o opinar respecto a la jornada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here