La Central Autónoma de Trabajadores de Chile – CAT, declara a la opinión pública lo siguiente: Los trabajadores y trabajadoras chilenos una vez más estamos pagando los costos, ahora por la Pandemia Mundial del COVID-19, que nos está afectando, la cual vino a precarizar aún más nuestra calidad de vida, las relaciones laborales y sociales. El gobierno aprovecha la situación del COVID-19 para imponer normas laborales en favor de las grandes empresas, lamentablemente con una gran mayoría de parlamentarios de las distintas bancadas políticas, que han apoyado la “fiebre legislativa” que impone el gobierno, en esta crisis sanitaria. Han dejado a los trabajadores abandonados a la codicia e insensibilidad social de los empresarios, quienes pueden suspender los empleos, no pagar salarios y como una gran solución, los trabajadores pueden hacer uso de su seguro de cesantía. Estas normas lo que buscan es que los empleadores no paguen salarios, por el tiempo de la pandemia y también le permiten más flexibilidad laboral, porque pueden rebajar la jornada de trabajo. A lo anterior, la Dirección del Trabajo saca un dictamen para los finiquitos electrónicos, deja de hacer las mediaciones y no resguarda los derechos de los trabajadores. Los últimos anuncios e iniciativas legislativas en materias laborales que ha hecho el Ministerio del Trabajo, amparado en el Decreto Supremo N° 104, del Ministerio del Interior y Seguridad Publica, donde se decreta Estado de Excepción constitucional de catástrofe, por calamidad pública, de 90 días, desde el 18 de marzo, la que es prorrogable, buscan suspender las negociaciones colectivas vigentes, impedir a los sindicatos que no tienen instrumento colectivo de iniciar una negociación y además prorrogar las negociaciones colectivas vigentes, no se sabe en qué condiciones, esto es una muestra más para quien gobierna Piñera y privilegia permanentemente.
Hacemos presente que tal propuesta de ley es MANIFIESTAMENTE INCONSTITUCIONAL, ya que excede ampliamente el marco constitucional y legal que rige el Estado de Catástrofe, por lo cual la suspensión, prórroga o imposibilidad de las negociaciones colectivas, no puede quedar indexada o sujeta a la declaración o renovación del Estado de Catástrofe, ya que la Constitución en sus artículos N° 39 y N° 41, NO le concede estas atribuciones al Presidente de la República. Menos, pretender dar legalidad a las arbitrariedades que ha cometido la DT con dictámenes y ordinarios que vulneran derechos de los trabajadores. Como si eso no bastara, el gobierno busca debilitar aún más al movimiento sindical, limitando la reelección de los dirigentes sindicales. Con esto se busca anular que los trabajadores postulen y elijan libremente a sus dirigentes, lo cual debilita al movimiento sindical y no deja desarrollar, educar, capacitar y con ello fortalecer al dirigente, la organización sindical y gremial. Con toda esta “fiebre legislativa”, promovida desde el gobierno, también se vulneran los convenios 87 y 98 de libertad sindical y negociación colectiva, respectivamente, de la Organización Internacional del Trabajo – OIT, que el Estado de Chile tiene ratificados y son ley de la república, que fueron aprobados en el parlamento de nuestro país. El gobierno en forma descarada manifiesta que la propuesta se socializó con organizaciones sindicales y gremiales, donde según ellos, obtuvo una muy buena aceptación; y que el Consejo Superior Laboral también está informado del proyecto.

Nosotros, como Central Autónoma de Trabajadores de Chile – CAT, nunca fuimos convocado o invitados por el gobierno a un dialogo para tratar estos temas que hoy afectan gravemente a los trabajadores. En el Consejo Consultivo Laboral tampoco estamos considerados, no somos parte de él y con ello el gobierno vulnera el derecho de igualdad ante la ley. En Chile hoy existen cuatro Centrales Sindicales en el marco de la legislación, y solo una es aceptada, en desmedro de los trabajadores y organizaciones que las demás centrales sindicales representamos, lo que le resta toda legitimidad a esta instancia, la que debería tener un rol preponderante para favorecer el diálogo no sólo social, sino, también, político y económico, lo cual no acontece. Ante los hechos descritos anteriormente y por la forma como están siendo explotados y humillados los trabajadores y trabajadoras, donde el empresariado en forma descarada hace uso ilimitado de las franquicias que el gobierno y el parlamento le entregan. Manifestamos el rechazo claro a la intervención política y en contra de la autonomía y libertad sindical de los trabajadores, que pretende el gobierno al limitar la reelección de los dirigentes sindicales. La Central Autónoma de Trabajadores de Chile – CAT, hace un llamado a los trabajadores, a los sindicatos, a las federaciones, confederaciones, asociaciones gremiales y a las Centrales Sindicales a unir esfuerzos para enfrentar UNIDOS esta PANDEMIA NEOLIBERAL CAPITALISTA, que hoy busca amedrentarnos, matarnos de hambre y debilitarnos como movimiento sindical, para lo que debemos levantar UNA PROPUESTA DE RESISTENCIA, UNIDAD Y LUCHA, en contra de la ofensiva empresarial patrocinada y defendida por sus representantes en el poder ejecutivo y en el poder legislativo, retomar el camino de movilización ascendente trazado desde el 18 de octubre de 2019. Asimismo, convocamos a todas las organizaciones sindicales a levantar una agenda que promueva y active la solidaridad de clase y salir del nuevo espiral de temor en que la clase política y empresarial nos quiere sumergir o aislar para seguir imponiendo sus grandes males: sobreutilidades, sobreexplotación y corrupción. Tenemos nuevamente una tremenda responsabilidad histórica como movimiento sindical, tal como la asumimos en la lucha contra la Dictadura Militar, por lo que debemos ser capaces, todos, trabajadores, cesantes, estudiantes, pobladores, intelectuales y trabajadores independientes e informales y jubilados, a luchar juntos. Desde octubre de 2019 está probado que es posible, que no podemos seguir aceptando que las cuarentenas nos tengan inmovilizados, porque con ello, buscan poner paños fríos al levantamiento social, donde los trabajadores y el movimiento sindical estamos al debe. Es hora de dar señales clara y sin doble estándar, nos debemos a los trabajadores y nuestra misión única, es defender y luchar por sus derechos, debemos ponernos al servicio de los trabajadores y las organizaciones, con autonomía e independencia, y no claudicar o servir a los intereses de gobiernos, patronales y partidos políticos.
COMITÉ EJECUTIVO – CAT

DOCUMENTO EL PDF

Declaración-Pública-CAT-Abril-2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

68 − = 66