Origen:CNNchile.cl

El sindicato de la empresa de Buses Vule reclama una dramática situación que deben enfrentar día a día. A los casos positivos y decesos productos del coronavirus, se suman las denuncias de choferes de otras empresas, quienes reiteran la falta de limpieza y la escasa sanitización del transporte público.

“A mi papá lo perdimos el día 24 de junio por una neumonía por COVID. Él se infectó de este virus dentro de su trabajo que es el terminal Los Agricultores, ex Santa Ana de Buses Vule”, cuenta Verónica Villaroel, hija de Sergio Villarroel, quién trabajó por más de 50 años como conductor del transporte público. Estaba jubilado, pero seguía conduciendo un microbus de la empresa Vule.

“Mi papá siguió trabajando porque no podía vivir con una pensión de 136 mil pesos que era la jubilación de él. Por ende, mi papá tenía que seguir trabajando. No lo hacía por gusto, mi papá lo tenía que hacer por necesidad”, agregó.

A pesar de sus 67 años, el coronavirus no impidió que siguiera trabajando. Al contrario, estaba consciente de la importancia del servicio que prestaba y lo siguió haciendo hasta fines de Junio.

Él siempre dijo ‘tengo miedo de contagiarme’, él siempre lo dijo. Nosotros sabíamos del peligro que estaba corriendo mi papá”, contó Verónica.

Sergio falleció el 25 de junio en el Hospital El Carmen. Su familia asegura que la empresa no se habría preocupado de la seguridad de sus conductores, sobre todo de sanitizar regularmente los microbuses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

93 − = 88